Yo quiero quedarme sin batería por pasarme horas hablando contigo. Que al despertar vea un mensaje tuyo y eso baste para tenerme contenta todo el día. Que digas que lo único mejor que leerme sería oír mi risa entre cosquillas. Pero no quiero que seas esa persona, quiero que sigas siendo tú, porque me gusta que no te guste lo mismo que a mí, que adoro hasta tu manía de no responderme a veces, porque así cuando me escribes de nuevo me sorprendes. Que un simple “hola” tuyo es mejor que cualquier “buenos días, corazón” de otros.

(Fuente: indirectas)

No me digas que te vas si al final te quedas, dime que te quieres quedar pero sin mí.

(Fuente: indirectas)

Miro mi armario como si fuera a aparecer ropa nueva de pronto.

(Fuente: indirectas)

La culpa es mía por pensar en realidades que no son.

(Fuente: indirectas)


(Fuente: hachedeafterdark.com)

El secreto de la felicidad, o, por lo menos, de la tranquilidad, es saber separar el sexo del amor. Y, si es posible, eliminar el amor romántico de tu vida, que es el que hace sufrir.
Travesuras de la niña mala - Mario Vargas Llosa (via hachedesilencio)